"EN ALGUN LUGAR, BAJO LA LLUVIA, SIEMPRE HABRA UN PERRO ABANDONADO QUE ME IMPEDIRA SER FELIZ" Jean Anouilh

viernes, 16 de septiembre de 2016

¡Señoras y señores, soy gilipollas!



Hoy, nos han cortado el agua. No por no pagar la factura, que también es más que probable que ocurra, pero ha sido por una avería en la calle. Mi hermano, llama al Canal de Isabel II y le dicen que no se arreglará, hasta la una de la madrugada. Aunque tenemos algo de agua en el frigorífico, yo pienso en comprar una garrafa de cinco litros, aprovechando que bajo a la calle para también, comprar un par de cosas. A los galgos y a Margarito, tampoco les puede faltar el agua. Oliver, mi hermano, me dice que le han dicho que en quince minutos, un camión, dejará garrafas de agua para los vecinos, gratuitas, por supuesto, a la vuelta de la esquina de mi casa. Después de hacer mis compras, el camión sigue sin llegar. Aburrido, me voy a la tienda de Humana, al lado de mi casa, a ver ropa, para hacer tiempo. Echo un vistazo y revuelvo entre las perchas y encuentro unos skinny jeans grises de la talla 38 (española) y decido probármelos. Entrar en ellos, es todo un desafío, para mí.





Lucho por meterme en su interior y más aún, por abrocharlos y subir la cremallera, pero al final, lo consigo. Después de mirarme en el espejo unos instantes, por delante y por detrás, me anima comprobar que he conseguido ponérmelos, pero cuando salgo del probador, me entran unos remordimientos tremendos y a pesar de costar 8€, decido que, dada mi extrema pobreza, no debo comprarlos. Trato de consolarme, pensando que tengo demasiada ropa y demasiados pantalones. Más de la que me puedo poner. Pero no sirve de consuelo. Esperaré a que lleguen las ofertas y estén a 2€, si siguen ahí, la satisfacción será mayor. Si no es así, la frustración también será grande. Vuelvo a colocarlos en su percha y los cuelgo donde los encontré, cosa que hacen pocos, por lo que sé, pero ya he dicho, que yo soy gilipollas.






Salgo de la tienda, diciendo adiós y dando las gracias, frustrado, pero resignado. Vuelvo a la calle donde se supone que deben haber dejado las garrafas de agua y veo que llega un camión, cargado con palés, llenos de ellas. Tardan unos minutos en bajar un único palé. Hay como seis o siete personas esperando y yo, me pongo a la cola. Mientras espero mi turno, muy fino, como si fuera a entrar en La Scala de Milán, aparece una legión de gente y se avalanzan a por las garrafas, como lo haría una legión de zombies a por doce kilos de cerebros.






Yo soy negado para luchar con el vulgo, nunca he podido y nunca he valido. La gente se me cuela en las tiendas y yo, rara vez me quejo. Soy así, para mi desgracia. El caso es que el populacho, se abre paso a codazos y yo, como soy gilipollas, me quedo el último. Soy un luchador nefasto. Ese es otro de mis dramas. Trato de consolarme, pensando en que soy el que va mejor vestido, pero no me sirve de mucho. Los "nobles" ciudadanos, se llevan las garrafas de dos en dos, de tres en tres, e incluso... ¡de cuatro en cuatro! Como un jubilado, que contando que cada garrafa consta de cinco litros de agua, cargaba con veinte, con riesgo de sufrir un infarto, camino de casa. Llegué a desear que no tuviera ascensor, en su edificio y que viviera e un 6º piso. Yo, que ya me sentía avergonzado por tratar de llevarme una, me quedo atónito.






No sé si esas personas tan egoístas, pensarán llenar la bañera o han comido bacalao de Escocia. Y es que la gente se vuelve loca, cuando algo es gratis. Y pienso que aunque estoy en una situación de extrema pobreza, me tendré que ir al supermercado, a comprar una, tampoco cuesta un pastizal, una garrafa de agua, pero afortunado que debe ser uno (El que no se consuela...), consigo agarrar la última, de pura casualidad y abrazado a ella, pues temo que me la arrebaten por la fuerza, como si nos encontráramos sufriendo un apocalipsis, me he alejado del lugar, echando pestes de mis supuestos semejantes. Hay gente, que me conoce, que se sorprende de cada día sea más misántropo. Solo una hora después de suceder todo esto, ya teníamos agua en casa, saliendo de nuestros grifos.

Volviendo a casa, protegiendo de los vándalos mi única garrafa de agua, pues aún temo por mi vida y por que me la quiten, me acuerdo que cuando hice la mili (sí, soy así de mayor), más de un día, me quedé sin comer, también por gilipollas.



El gilipollas es el de las gafas


Si eramos doce, en cada mesa del comedor del cuartel, nos servían una fuente con doce filetes o doce unidades de lo que fuera. Más de una vez, como me servía el último, por educación (¡En la mili!), cuando llegaba mi turno, la fuente estaba vacía, pues alguien se había servido dos unidades del menú. Me ocurrió varias veces, hasta que un día, indignado, al ver que la fuente volvía a vaciarse ante mis narices, blasfemé a voz en grito. Todos los demás soldados me miraron sorprendidos y atónitos, al ver que ese gilipollas tan esbelto, había reaccionado, por fin. Al día siguiente, uno de esos soldados, me sirvió él mismo, antes de servirse él. No hay nada como ponerse al nivel del vulgo, ya lo sé. Lo aprendí ese día, pero la lección, no me sirvió de mucho.




¿Otro ejemplo de lo gilipollas que puedo llegar a ser? Imagínense ustedes, como me siento yo, que reciclo con el papel, hasta las etiquetas de las bolsitas de té, cuando bajo a la calle y veo que vecinos míos, dejan junto a los cubos de basura, cajas y cajas de cartón, a diario. Esta tarde, también, al bajar a la calle, me he encontrado con dos grandes cajas que han contenido grandes televisores e indignado, las he llevado hasta el contenedor del papel, que se encuentra a pocos metros de mi portal (aunque mis vecinos parecen desconocerlo), llamándome gilipollas sin cesar, hasta el lugar.






Todo el mundo, parece odiar a las palomas. Dicen que invaden las ciudades, no importa que los humanos lo invadan todo. Que las ensucian, también. Como si los humanos, no llenaran todo de mierda y basura, ya sea en calles, campos u océanos. Este verano, me encontré o más bien fue mi galgo Valentino, una paloma jovencita en el patio. No podía volar ni comer sola. Debía de haberse caído de su nido, antes de poder desenvolverse por sí sola en la vida, que es precisamente, lo que me ocurre a mí. ¿Qué iba a hacer? Me la subí a casa. Con una caja grande cartón, le fabriqué una especie de jaula, cortando uno de los laterales más anchos y cubriendo el hueco con una rejilla de plástico, para que contara con luz y aire. La alimentamos mi hermano y yo, con una papilla a base de arroz, lentejas, pan, galletas, cereales, calcio y no sé que más. Se la administramos con una jeringa de esas gruesas, pues ya digo que no come sola. No sé cual es la causa, pero a las dos semanas, me encontré otra en el patio. A los pocos días, otra mas. Y otra y... Ahora tenemos cinco (¡5!) palomas jovencitas que no pueden volar ni comer solas. Una es totalmente blanca. Absolutamente preciosa. Yo la llamo Loretta, aunque no sé si es paloma o palomo. Tampoco creo que a ella le importe.






Además, esta, tenía los ojos muy mal. Mi hermano le ha dado antibiótico en pomada, hasta que le han mejorado muchísimo. Pasamos una hora, cada mañana, alimentándolas y otra hora cada noche. Yo sujeto a cada una, mientras mi hermano les administra la papilla hasta llenar su buche. Tienen que haberlas visto más vecinos, pero solo el gilipollas de la comunidad, se las ha subido a casa para que sobrevivan. Ellos, supongo, preferirían haberlas visto muertas.

Trato de consolarme, intentando de convencerme a mí mismo, de que los gilipollas son los demás. O al menos, los impresentables. Yo no soy ejemplo de nada. No soy arrogante. Y el no serlo, es otro de mis defectos. Pero no me gusta la gente. Y tengo mis razones.

Dicen que no debemos arrepentirnos de nada, en esta aciaga vida. Yo sí lo hago. Me arrepiento de no haber parado los pies a mucha gente que me ha pisado, por diferentes motivos y en numerosas ocasiones. Por gilipollas. A desconocidos, a conocidos e incluso a supuestos amigos. A esos amigos, afortunadamente, los aparté de mi vida. Detesto ser consciente de lo gilipollas que fui, en numerosas ocasiones. Aguanté, carros y carretas, hasta que me harté, mucho más tarde de lo que lo habría hecho cualquiera. Y detesto, también, lo que he aguantado de desconocidos, como ya digo. Como cuando en más ocasiones de lo que sería normal o soportable, me dijeron por la calle que mi preciosa Tallulah, era muy fea. Casualmente, siempre gente más fea e innoble que ella.



Echándola de menos, sin cesar


Ahora, aunque me sorprenda a mí mismo, creo que les montaría tal escena, que se arrepentirían. Pero además de gilipollas, señoras y señores, soy un poco lento, también.


Lucía, cariño. Si lees esto, 
que sepas que pensamos en ti y te abrazamos.


lunes, 5 de septiembre de 2016

Manifestación de Pacma en Madrid, el 10 de septiembre.



Después de 10 años de incansable lucha, juntos lo hemos conseguido, hemos acabado con el festejo del Toro de la Vega. Rompesuelas fue el último toro alanceado en Tordesillas, pero no será la última víctima torturada en nombre de las tradiciones crueles.

Por eso, llenaremos las calles de Madrid para pedir el fin de todos los festejos taurinos. Celebraremos la mayor manifestación antitaurina de los últimos tiempos, porque tenemos una importante misión: la total abolición de la tauromaquia.




Ahora más que nunca te necesitamos. ¡Suma tu voz!

LA MANIFESTACIÓN
El próximo 10 de septiembre Madrid se vestirá de blanco y verde. La manifestación dará comienzo a las 17.00h con un acto simbólico en la Puerta del Sol, en homenaje a todos los animales que han sido torturados y ejecutados en nombre de la sádica tradición taurina. Luego marcharemos por las calles de Madrid y haremos que retumben a grito de:

¡TAUROMAQUIA ABOLICIÓN!

Yo no consigo comprender, como algo que para mí, es absolutamente espeluznante y propio de gente sin ningún tipo de sensibilidad, compasión y empatía, resulta ser divertido y motivo de alegría y festejo, para otras personas. Lo que se puede ver en el vídeo de más abajo, es la muestra. Pequeños becerros acribillados con banderillas y ensartados con estoques que atraviesan todo su cuerpo, lanzando sangre a chorros por su boca. ¿Dónde coño, está la puta diversión? ¿Dónde, la humanidad de los asistentes? Criaturas que a mí me causan ternura, son burladas, sin ningún mínimo respeto y maltratadas hasta la muerte. Esas personas festejando algo tan salvaje, no son mis semejantes. Poseen una dura y fría piedra, en lugar de corazón. Y lo que más me jode, es que los taurinos se ofendan, cuando se les define.









Los investigadores de PACMA estamos tristemente acostumbrados a ver escenas de crueldad hacia los animales, pero lo que hemos presenciado en este festejo taurino no lo olvidaremos jamás.

Pequeños becerros, sin apenas cuernos, no más grandes que un mastín, fueron lidiadas, pinchadas, estoqueadas y apuntilladas por los vecinos de la localidad manchega de Valmojado, causándoles un sufrimiento atroz, impensable para cualquiera de nosotros. Mirando el vídeo, os podéis imaginar lo que sufrieron estos pequeños becerros, de un año de edad, que son capaces de notar cuando se les posa una mosca y la ahuyentan con la cola.


sábado, 27 de agosto de 2016

Tratando de luchar contra la abulia, la tristeza y el miedo



Llevo una temporada, que dura ya largos meses, abúlico, triste y asustado. Sobre todo, asustado. La situación personal de mi hermano y yo, es preocupante y tratamos de sobrevivir, a costa de hacernos reír el uno al otro. Y es que, si no fuera por lo que nos reímos, lloraríamos muchísimo. La vida es puta, pero eso ya lo sabrán ustedes, con seguridad. Aunque no parece tan puta con otras personas que conozco, menos simpáticas que yo, lo cual, jode lo suyo, también.






Estoy abúlico, como digo. No tengo ganas de nada. Por fin vimos la últimas temporadas de Downton Abbey y Penny Dreadful y pocas cosas hay que realmente me distraigan, exceptuando los capítulos de forma caótica que veía de Outlander, que también me alegraba los días, como las anteriores.






No quiero engancharme a otras series, pues luego no vivo más que para ellas y poco más. Y por esa razón, nunca he seguido Juego de Tronos (siento escandalizar), salvo alguna escena, que veo con mi hermano, que sí la sigue. 

Además, el mejor método para distraerme absolutamente, es escribir. Puedo decorar muebles, leer o ver la tele, pero al final, no consigo dejar de darle vueltas a la cabeza de forma preocupante, mientras hago esa serie de cosas, mientras que escribiendo la historia de Étienne y Anatol, como ya conté en otro post, me abstraigo totalmente de lo que me aterra y por esa razón, en mis ratos libres, escribo y escribo, de forma a veces compulsiva; lo cual también es un tanto alarmante.






El caso, es que el relato que comencé a escribir hace unas cuantas semanas, de manera inesperada y como un mero entretenimiento, ya consta de más de 500 páginas (!!!) y no sé cuando lo finalizaré. Mi hermano que al principio tanto se burlaba, por el hecho de que yo escribiera, como conté en ese post que menciono, ahora parece no poder vivir sin leer lo que escribo a diario, hasta el punto de que si no lo hago un día, se enfada y si me pongo a hacer otra cosa, me dice muy cabreado: "¡Quieres dejar de hacer eso y ponerte a escribir!". A veces, me dedico a teclear en el relato, a altas horas de la madrugada, que siempre han sido las mejores horas para mí, para hacer cualquier cosa. Ya he dicho, con anterioridad, que debo de ser ave nocturna. A la mañana siguiente, cuando él se levanta, lo primero que hace es leer lo que escribí de madrugada y si he avanzado poco, se indigna. Según parece y a pesar de sus primeras críticas, lo que cuento, le gusta. Incluso, también se ríe, en los momentos en que el humor, aparece en la historia. Y debe creer, el ingenuo de él, que lo terminaré, será publicado, se convertirá en un éxito sin precedentes y nos forraremos, lo cual nos vendría más que bien, pues el tema monetario, nos aterroriza demasiado, también. Es adictivo, eso de escribir. A veces, ni sé lo que va a ocurrir en la narración y yo mismo me sorprendo, cuando leo lo que está pasando. También me he llegado a emocionar con algún pasaje triste y de la misma manera, me he desternillado de la risa, con grandes carcajadas, seguro que asombrando a los vecinos, releyendo partes muy divertidas. Lo curioso es que pienso en mi peculiar relato, todo el día. Pienso en los personajes y en lo que les sucede, de una manera tan intensa, que llego a creer que les conozco personalmente. Lo cual no es raro, si lo pienso bien, pues si los he creado yo y decido sus vidas y lo que hacen y dicen, para mí son muy reales. Y por esa razón y por que les he creado yo, me gustan mucho y me haría feliz que existieran de verdad, lo cual, también es alarmante. Quieres a unos seres por que te gustan mucho y ni siquiera existen en realidad.

Incluso, como utilicé una canción interpretada por Jean Sablon, para acompañar un pasaje importante de la historia, escucho más canciones de él y descubro esta versión de Laura, que es una de las más bonitas canciones de la historia de las canciones, cuyo vídeo, ilustrado con imágenes de la liberación de París, me ha hecho llorar de emoción. Debo de estar yo, especialmente sensible.

(Por favor, pon antes en pausa, el reproductor de música).




Por esto de escribir, tengo la casa sin barrer. Y quien dice barrer, dice multitud de cosas que debería hacer, cada día. Cosas que dejo para otro momento que nunca llega. Como ordenar la ropa de mi armario.

Como tengo una tienda de Humana, a dos pasos de mi casa, cada vez que bajo a la calle, a alguna compra, no puedo evitar pasar a su interior, como atraído por una fuerza maléfica que inevitablemente, no puedo dominar. Y especialmente, cuando veo los escaparates llenos de carteles anunciando: "¡TODO A 4€!". Al poco tiempo, ya está toda la ropa a 3€, luego a 2€ y al final a 1€. ¡Quién podría resistirse! Yo no, desde luego. Cuanto más barato me compro algo, más contento vuelvo a casa. Hace poco, volví con unos  skinny jeans negros, por 1€. Me he comprado algunas bonitas camisetas, con imágenes de Frankenstein, Mickey, Marilyn e incluso Marilyn Manson, ... por 1 o 2€, también.



La de Manson, muy parecida a esta.



Chaquetas y pantalones bermudas, de lino, a un precio absolutamente desconcertante. Las chicas de la tienda, ya me conocen y se ríen, cuando digo que no puedo pasar por la puerta, sin entrar a visitarlas y que esa tienda es adictiva. El otro día, se empeñaron en que me probara dos vaqueros y casi me arrastraron al probador. Y cuando miraba en el espejo, como me sentaban, unos chinos de ZARA, en tela vaquera, muy skinnies, la chica, desde fuera: "¿Como te quedan? ¡Déjame verlos!". Corrí la cortina, se los mostré y ella me insistió en que muy bien, Para que luego mi hermano me de la murga con que no me puedo permitir la ropa que llevo, cuando uso una talla 40 y a veces una 38. Yo siempre le digo, que si puedo meter el culo dentro, me lo podré permitir. Esa chica, me insistió en que me probara los otros, que me habían gustado y que también me quedaban perfectos, pero ya en la caja, decidí que aunque baratisimos, solo me llevaría unos. Y ella me contestó: "Bueno. ¡No hay que ser avariciosos!". A lo que yo le contesté, que no se trataba de controlar la avaricia, si no, de evitar aumentar más, mi pobreza. Ella se rió. otra dependienta también y hasta una señora, que estaba pagando sus compras, también se echó a reír. Y le gustó mucho, un collar que yo llevaba, hecho con cabezas de Buda, imitando turquesas.



Como estas, pero turquesas, alternadas con bolas y cilindros, 
de idéntico color.



Mirándolo, cuando le dije que me lo había hecho yo, con las cuentas compradas en eBay Uk, me dijo: "¡Tú eres acuario!". Yo me sorprendí, de que acertara. Me explicó, mirando como me vestía, que era creativo y los acuarios lo son. No estoy seguro. He conocido Acuarios, nada creativos. Puede que influya el ascendente o la luna, los agujeros negros o las mareas, en el momento de nacer, o lo que viste y admiraste de pequeño, no lo sé.






Me fui dando las gracias y una de las chicas me insistió en que volviera pronto. "¡Si no vienes mañana, te echaremos de menos!". ¡Como si pudiera ir de compras a diario! Este año, ni siquiera he ido a las rebajas. En unos meses, he comprado en ese sitio, ropa que me encanta y que no comprendo como se han desecho de ella y la consigo yo, a un precio de risa. Como una chaqueta de lino, color marfil, que no me puedo abrochar, pero, ¿quién quiere hacerlo? Merece la pena, de lo bonita que es. O unos bermudas, también de lino, negros de raya diplomática. Por no hablar, de dos pañuelos tan bonitos, por 1 y 2€, que tuve que examinarlos bien, para asegurarme de que no llevaban la firma de Hermès.




Este sí es de Hermès.
Uno de los míos, es prácticamente igual, también
repleto de tambores, pero predominando el negro 
y el verde, en lugar del azul.



Este es un momento de un desfile de Hermès.

No comprendo como no lleva pañuelos al cuello, 
todo el mundo, con lo que visten y animan cualquier atuendo.



El caso es que debido a estas compras, mi armario, ya bastante apretado, estaba a reventar. Decidí sacar la ropa que no me pongo, por haberse quedado demasiado pequeña. Para mi desgracia, tenía demasiados pantalones y vaqueros, que no podía abrocharme o que si lo conseguía, era a costa de que mi voz sonara más aflautada. Me dediqué un buen rato, a probarme uno tras otro, todos esos pantalones. Fue desolador. Trataba de meterme en uno de ellos, cuando mi hermano, asomando la nariz por la puerta, me dice: "No te los vas a poder abrochar. Esos, no te pasan del paquete". Yo, arrogantemente, le desafié, pero tenía razón. "Aquello", no cabía dentro. Y no por ser demasiado excesivo, si no por falta de tela, he de aclarar, sin arrogancia. Quedaba expuesto, de una forma tan obscena, que hasta a mí me sonrojaba. Él se fue partiéndose de la risa y yo me quedé frustrado, llamándole imbécil. Encontré como catorce pantalones que no me podía abrochar. Afortunadamente, tengo más, que sí. Los guardé en otro lugar, a la espera de volver a recuperar mi antigua esbeltez, algún día. Y es que yo, nunca pierdo la esperanza, en esta puta vida. Lo mismo ocurrió con algunas camisetas, que me quedan tan apretadas, que mis traicioneras adiposidades no me permiten ponérmelas. Ahora tengo más espacio en el armario, pero mi autoestima, por los suelos. Pero aún así, intento, con gran esfuerzo, sonreirle a la vida.





Estas cosas, comprar alguna ropa bonita, tirada de precio, alguna vez, me alegran el día. Trato de combatir la tristeza, intentando ponerme guapo, cuando piso la calle. El día que no me importe, será dramático.



Maureen Stapleton en la deliciosa "Bye Bye Birdie"



También me alegra la vida, ver bonitos vídeos de canciones que me encantan, en youTube, ver alguna película en casa, especialmente, si son de terror y dan miedo, pues no hay nada peor, que ver películas de terror que no te asustan, como ver comedias que no te hacen reír o dramas que no consiguen hacerte llorar. Y disfruto, también, leyendo algo, que haga que resulte difícil cerrar y dejar el libro. O descubrir una canción y no cansarte de escucharla, una y otra vez, de lo mucho que te encanta. Aunque no soy fan de Lady Gaga, a veces, descubro cosas de ella, que me gustan mucho y lo agradezco enormemente. Como el siguiente vídeo, que he visto, no sé ya, las veces y no me canso de hacerlo, pues me resulta demasiado corto, en comparación con la versión del CD. Lady Gaga con RuPaul, en el show de los Muppets. Esta canción, me ha llegado a obsesionar. Ya saben ustedes, que mis gustos son eclécticos. Incluso me hace cantar y bailar en la ducha, con lo peligroso que eso resulta a mi edad.






Todo este tipo de cosas, hacen que tu triste existencia, continúe siendo triste, pero más llevadera. Como cuando nos hacemos reír, mi hermano y yo, diciendo gilipolleces, a veces sin cesar. Seguimos tristes y asustados, pero gracias a que nos reímos, sobrevivimos. Si no fuera por todo esto, expuesto aquí, mi triste vida, sería además, un verdadero asco.

La vida es puta, pero si consigues reírte y disfrutar de determinadas cosas, cada día, sobrevives.





Y espero, que siendo positivo y consiguiendo un futuro, también.

Gracias y besos a todos.

martes, 2 de agosto de 2016

Sobria vitrina, recatada de la calle, transformada en una vitrina de estilo chino




Hace unos meses me encontré esta vitrina, en un perfecto estado, tirada en la calle, a varias manzanas de donde vivo. Corrí a casa, para buscar el carro de la compra, para tratar de transportarla, pues era voluminosa y muy pesada. Llegué a casa con ella, pero al borde del colapso.

Pensé en como transformarla y sin poderlo remediar, decidí darle un aire de estilo chino. En rojo, por supuesto.






Decidí, que el interior debía ser en oro, pues quería que brillara y reflejara la luz. No quería gastar dinero en espejos, que fue la primera opción. Busqué diferentes papeles dorados, para hacer un collage, mezclándolos, en diferentes tamaños. Desde papeles de envoltorios de chocolate, a otros de paquetes de tabaco y también papel glitter. Los pegué con cola, cubriendo todo el interior.





Da gusto ver, como brilla y refleja la luz.
También le añadí unas bolas de madera, a modo de patas.


Luego busqué molduras de madera y elegí dos grosores diferentes 
y los pinté de oro, cortando en ángulo, los extremos.


Los corté en trozos y los añadí a las equinas. 
También en los cantos de la parte superior e inferior. 
Incluí unas rosas pintadas también en oro, para las esquinas.



En la parte superior, hice un estarcido en oro.


Entonces, añadí una ilustración antigua 
y unas flores recortadas, chinas. 

También, un listón más ancho, y unos budas dorados, 
de un "Todo a 100", sobre unas peanas,
 también cubiertas con listones. 





En los laterales, elegí unos pavos reales 
y el mismo estarcido en oro.


Compré unos tiradores de latón, en eBay UK
y, como no, le añadí unas borlas con cuentas
de porcelana china, que creí imprescindibles.


Y la coloqué en el único lugar posible.
Mi falta de espacio, no me dio otra opción.


De momento, la he llenado con parte de las Gene Marshall, 
Madra Lord y Barbies de personajes del cine,
que me impresionan y valoro más que un Giacometti,
desahogando, las otras atestadas vitrinas.


sábado, 23 de julio de 2016

Sabio mensaje de John Cena





"Amar a Norteamérica, es amar a todos los norteamericanos".

Esto es lo que nos dice John Cena, en un mensaje lanzado en la celebración del 14 de julio. 

Siempre me ha gustado, Cena. Más allá de su faceta como luchador, me ha gustado en el cine, como actor dramático y aún más en comedia. Y esto, no resulta un disparate, para mi. Y no me suelo equivocar con la gente. Mi intuición, pocas veces falla, por eso, me ha gustado su mensaje, aunque no me ha sorprendido. Además, es una patada en el culo a ese Trump, del gato atropellado en la cabeza y a quienes le apoyan, que lamentablemente, parecen multitud.




Hazme un favor. Cierra los ojos por un segundo.
Quiero probar una cosa.

Visualiza a la media de los ciudadanos de EEUU.
¿Qué edad tienen? ¿Como es su pelo? ¿Lo tienes?


Existe la posibilidad, de que la persona que has visualizado,
sea un poco diferente de la autentica media norteamericana.

Existen 319 millones de ciudadanos en EEUU. 51% son mujeres.
Así que, para empezar, la media son mujeres. Genial, ¿eh?
¿Es lo que habías visualizado?

54 millones son latinos. 40 millones, ciudadanos ancianos.
27 millones son discapacitados. 18 millones, asiáticos.
Eso, son más personas en los EEUU, que jugando al fútbol y beisbol juntos.

9 millones son lesbianas, gays, bi y transgénero.
Más que la población entera del estado de Virginia.

3'5 millones, son musulmanes. El triple de los que sirven en el ejército
de los EEUU, en la actualidad.

Casi la mitad del país pertenece a grupos de minorías. 
Gente que es lesbiana, afroamericanos, bisexuales, transgénero, 
y nativos americanos... y están orgullosos de serlo. 

Sabemos que las etiquetas no nos minusvaloran, ayudan a definirnos.
Nos mantienen en armonía con nuestra cultura y nuestras creencias,
acerca de quienes somos, como norteamericanos.

Este año, el patriotismo debería ser acerca del amor, 
el amor más allá de la edad, discapacidad, sexualidad, raza, religión, 
y muchas otras etiquetas. Porque en cuanto juzgamos a las personas 
basados en esas etiquetas, no estamos siendo patriotas, ¿verdad? 


Porque el amor no tiene etiquetas.

Después de todo, ¿qué es más norteamericano 
que la libertad de celebrar lo que somos?

En otras palabras, la media de los norteamericanos, 
no es heterosexual, hombre y blanco, como Cena.



John Cena en Trainwreck (Y de repente tú).
Él y Tilda Swinton, lo mejor de la película.

Galgo lover

Galgo lover

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:

CD QUE ESCUCHO ESTOS DÍAS:
¡Me encanta! ¡Me encanta ¡ME ENCANTA! Preciosos temas satandards, maravillosamente producidos. Su voz y estilo parecen los de una jovencisíma Etta James. No me extraña que fuera el cantante favorito de Billie Holiday.

ANTES:

ANTES:
Aunque después de una primera escucha, parece que ninguna de las canciones de este CD es memorable, si son en su totalidad, muy, muy agradables de escuchar. Relajadas, intimas, románticas e incluso tristes. Y muy bien producidas. Para una noche relajada y una copa de vino.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! Otro gran descubrimiento. Mejor cantante que otros famosos crooners y muy bien producido. Es un placer escuchar sus versiones, como "I've Grown Accustomed to Her Face". Me ha encantado.

ANTES:

ANTES:
Preciosas canciones, como The "Lipstick On His Collar", de sonido oldie, con buenos e incluso buenísímos arreglos. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
¡Magnifica! Una de las mejores y acompañada por una orquesta fantástica. Los arreglos de cuerdas de "Paradise" deberían haber sonado así, en ese lugar. Pero la versión movida de "What'll I do", me ha horrorizado, siendo una canción tan triste y siempre versionada como balada.

ANTES:

ANTES:
Mi Robbie Williams favorito, cantando standards como el crooner más experimentado. Y con sentido del humor, como en alguno de sus propios temas. Muy disfrutable. Epecialmente, Puttin' On The Ritz, Minnie The Moocher y otras varias.

ANTES:

ANTES:
Hacía décadas que lo escuché por primera vez. Sigue siendo, casi en su totalidad, fantástico y memorable. Y esta edición facsimil es una joya, calcada del vinilo original. Como deberían editarse todos los CD's.

ANTES:

ANTES:
No me vuelve loco la música demasiado electrónica, pero me ha gustado mucho como suenan algunas canciones de este disco.

ANTES:

ANTES:
Este es un CD, que no se por que razón, siempre he ignorado y me ha gustado mucho, especialmente cuatro o cinco canciones.

ANTES:

ANTES:
Una de las mejores voces de los 80, en un disco con temas sensibles y muy agradables de escuchar.

ANTES:

ANTES:
Me vuelve loco "Get Lost" y por eso lo compré. Hay momentos en que Beth Ditto parece La Ciccone, pero con mejor oído :) como en "Get a Job". En general, me ha gustado mucho.

ANTES:

ANTES:
No es solo música maravillosa de otra época, incluso parece música maravillosa de otro mundo más avanzado que el nuestro, lo cual da que pensar.

ANTES:

ANTES:
¡Nostalgia de los 80! "Americanos" es una de mis canciones favoritas de esos años :)

ANTES:

ANTES:
Una versión masculina y para jóvenes de los 50, de Julie London. Es fácil imaginar el efecto que sus canciones y su voz, causaría en los que le escuchaban. Más sensual que muchas obviedades de hoy en día.

ANTES:

ANTES:
Hacía mil años que no escuchaba a la Pasadena Roof Orchestra y me entusiasma tanto como entonces.

ANTES:

ANTES:
¡Genial! ¡GENIAL! ¡¡¡GENIAL!!! Genial cantante. Otro feliz descubrimiento.

ANTES:

ANTES:
Un gran descubrimiento. Cuanto más lo escuchas, más te gusta.

ANTES:

ANTES:
Temas tan conocidos y escuchados que ahora suenan de forma diferente, pero genial.

ANTES:

ANTES:
Maravillosas versiones al mejor estilo clásico, como deben sonar. Y buenísimos arreglos.

ANTES:

ANTES:
Un genial descubrimiento. Lo mejor de los 70 y 80, en un gran CD y fantástico cantante.

ANTES:

ANTES:
Aún mejor que el anterior. Muy disfrutable. Mejor que la inmensa mayoría del pop actual.

ANTES:

ANTES:
Fantásticas versiones. Además de actor y bailarin, Chakiris es un fantástico cantante. Un placer escucharle.

ANTES:

ANTES:
Perfectamente producido e interpretado. Cuanto más lo escucho, más me gusta. Y algo poco común, es que el CD extra, está a la altura también.

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! Algunas canciones parecen parte de la banda sonora de una película de John Waters. Otras de un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Siempre me ha gustado más que Sinatra. Muchos me han gustado más que Sinatra.

ANTES:

ANTES:
Tremendamente sensual y un placer de escuchar, aunque las versiones que hace de canciones de Marilyn, no consiguen mejorarla, lo cual no es raro.

ANTES:

ANTES:
Sí, Norman Bates canta. Y te gustará, como a mí, si te gusta Chet Baker

ANTES:

ANTES:
Bastante oscuro e incluso depresivo (lo cual, en música, no es negativo), pero merece mucho la pena, en especial, entre otras, "Glory Box".

ANTES:

ANTES:
Una joya. Especialmente Audrey cantando Moonriver.

ANTES:

ANTES:
Lo más plácido y agradable desde Julie London. ¡No te cansas!

ANTES:

ANTES:
19 temas clásicos, orquesta de Gordon Jenkins y Nilsson. Un relajante placer.

ANTES:

ANTES:
Me gustan mucho en los momentos álgidos, cuando estallan la orquesta y sus voces. Pero no entiendo que cambien el idioma de canciones tan famosas.

ANTES:

ANTES:
Bebe Neuwirth y Nathan Lane juntos, un gran placer. Y está lleno de grandes canciones.

ANTES:

ANTES:
Muy triste de escuchar, por obvias razones.

ANTES:

ANTES:
¡Impresionante voz!

ANTES:

ANTES:
¡Fantástica! me encantan unas cuantas versiones que parecen estar hechas para un espectáculo de burlesque.

ANTES:

ANTES:
Repleto de joyas. Mr. Bennett acompañado de Winehouse, Gaga,Lang, Bubblé...

ANTES:

ANTES:
Su primera grabación en vivo. Imprescindible y genial.

ANTES:

ANTES:
SPECTACULAR! SPECTACULAR! Especialmente los temas producidos por BLAM, Abrahams, Armstrong y DeVries.

ANTES:

ANTES:
Muy, muy agradable y eso es dcir poco.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. En especial "Où est ma tête?". Una canción que empieza diciendo: "He perdido la cabeza en la Rue Saint Honoré" te tiene que gustar a la fuerza .

ANTES:

ANTES:
Preciosas versiones y una virtuosa al piano.

ANTES:

ANTES:
Muy disfrutable. Especialmente, "Lonley Avenue" que es una joya.

ANTES:

ANTES:
¡Genial!

ANTES:

ANTES:
Sus últimas grabaciones de estudio. Algunas, joyas.

ANTES:

ANTES:
Desde hace años, mi disco favorito. No me canso de escucharlo. ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer con mucho encanto.

ANTES:

ANTES:
¡Unica!

ANTES:

ANTES:
Se te van solos los pies. ¡Muy disfrutable!

ANTES:

ANTES:
¡Tanto Lady GAGA! ¡Tanto Lady GAGA!

ANTES:

ANTES:
¡Es Judy! ¿Hace falta decir más?

ANTES:

ANTES:
Un placer exquisito.

Antes:

Antes:
¡Genial y sorprendente!

Antes:

Antes:
Otra genial cantante británica.

Antes:

Antes:
¡Genial!

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Un festín para los oidos.

Antes:

Antes:
Preciosa voz.

Antes:

Antes:
17 temas cantados y producidos de p***a madre!

Antes:

Antes:
Gloria Bendita!

Antes:

Antes:
Lleno de pequeñas joyas.

Antes:

Antes:

Antes:

Antes:
Bessie Smith siempre es un placer para mí.

Antes:

Antes:
Mi época favorita de Aretha!

Antes:

Antes: